"Ser eco amigable es para yeyes"

¿Alguna vez has oído, pensado o dicho eso? Es una percepción bastante común ¡y con razón! La mayoría de las personas que lideran el movimiento contemporáneo de ‘zero waste’ en las redes sociales son mujeres caucásicas de clase media (como yo), y definitivamente hay algunos aspectos de vivir una vida zero waste que aún no están accesibles para todos geográficamente, financieramente, en cuanto al tiempo, etc.. Pero quizás nos estamos olvidando de la manera en la que nuestros antepasados vivían y cómo las personas con bajo ingresos viven actualmente en todo el mundo.


Empecemos con nuestros antepasados. El plástico, por ejemplo, solamente se popularizó sobre los 1950 's... ¿qué hacían antes? Bueno, se vivía con materiales naturales. Adicionalmente, la globalización como la conocemos hoy en día, es algo reciente de los últimos 100 años... ¿qué hacían antes? Pues las personas consumían productos más locales. Comían comida estacional y preservaban el resto para los momentos más difíciles del año. Cultivaban parte de su propia comida y cocinaban comidas en casa en lugar de salir tanto a comer en restaurantes o pedir delivery. Imagínate Uber Eats version caballo y carruaje.


Sus estilos de vida seguramente requirieron más esfuerzo físico y consideración pero lograron vivir sus vidas de una manera mucho más armoniosa con la naturaleza y sus alrededores que ahora. Y esto fue así sin importar si eran ricos o pobres. Los siguientes datos nos muestran 2 aspectos de contaminación medioambiental en el año 1960 vs. 2014 en el mundo: emisiones de dióxido de carbono por persona y la producción de plástico.


Como puedes ver, la tensión y contaminación ambiental en el planeta no está yendo en la dirección correcta.


También pensamos en las personas con bajos ingresos en Panamá y en el mundo. ¿Cuántos viajes en avión crees que toma cada persona por año? ¿Típicamente viaja cada persona en coches grandes particulares o en transporte público? ¿Suelen comprar mucha ropa y pertenencias personales innecesarias? Pues no y se nota mucho en su huella de carbono. Estos datos del World Bank en 2016 demuestran que la huella de carbono por persona con bajos ingresos representa un 2.3% de las emisiones de una persona con altos ingresos. Otra prueba que no hay que ser ‘yeye’ para ser eco amigable!


Si pensamos en la definición de ‘zero waste’ como un estilo de vida donde aprovechamos al máximo los recursos que tenemos, tenemos aun mucho que aprender de todas las partes de nuestra sociedad. Desde la ‘yeye’ que opta por prendas de algodón orgánico fabricadas éticamente, pasando por la mama que reutiliza el tupper del yogur, hasta el agricultor que hace compostaje en el campo- todas esas acciones cuentan. Lo importante es que realmente valoremos la importancia de los recursos naturales y que nos responsabilicemos de su uso, cuidado, reparación y, por último (y ojalá lo más tarde posible), su desecho.


Hay miles de maneras de ser más eco amigable en este mundo aunque sea enfocándote en tu uso de energía, reduciendo tu uso de plástico, reciclando, compostando, etc.. Trata de hacer lo mejor que puedas con lo que tienes. Algunas partes de la sociedad hacen algunas cosas mejores que otras con respecto a la sostenibilidad, entonces ¿por qué no aprendemos y nos apoyamos los unos en los otros por un mundo más verde?


¿Tienes curiosidad por tu huella de carbono? ¡Calcúlala aquí gratis!


19 views

OTHER RESOURCES

CONNECT

SUBSCRIBE TO OUR NEWSLETTER FOR CLASS UPDATES, DISCOUNTS, RESOURCES AND MORE!